La calidad del aire que respiramos los europeos supera los límites de contaminación marcados por la Unión Europea y la Organización Mundial de la Salud (OMS).