X

BLOG

Termas o balnearios, lugares de salud.

 

Agua filtrada

Tomar las aguas

Antiguamente era frecuente “ir a tomar las aguas”, el ser humano ha conocido desde épocas anteriores a los romanos y a los griegos el valor terapéutico de las aguas minerales que llevan disueltas sales,  algunos gases y distintos compuestos sulfatados. Por ejemplo, Hipocrates ya recomendaba tratamientos con agua salada para la limpieza de las heridas, también explicaba que los baños a distintas temperaturas podían tener diferentes saludables efectos en los enfermos. Durante el imperio romano eran conocidas algunas lugares donde habia “aguas que apaciguaban dolores reumáticos, curaban los ojos, disolvían la piedra o descargaban las vísceras”. (http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/rehabilitacion-fis/historia_del_agua.pdf)

En otras civilizaciones aún  más antiguas se utilizaba el agua como objeto de culto  y de respeto. Alrededor de las regiones donde surgía naturalmente este tipo de agua, se crearon pozas y zonas de baño, o  balnearios; a medida que crecía la popularidad de estos lugares, aumentaba también la actividad turística en sus entornos.  Desde las termas de Caracalla o las de Diocleciano en Roma hasta la época moderna, se conoce y se explota el agua como sinonimo de salud y bienestar.

EN la actualidad las aguas minerales son embotelladas en la fuente, algunos de estos lugares se han visto transformados en meras plantas de envasado y posiblemente en estas plantas ya no es posible acceder directamente a los manantiales. Las aguas son distribuidas por las más de 3000 marcas que han comprado los derechos comerciales de estos lugares.

Tomar las aguas

Tags: